Facebook y el Gran Hermano de las redes sociales

facebook-algoritmoHoy he tomado el primer café de la mañana leyendo las noticias, como es habitual, y de entre todas ha llamado mi atención la referente al “experimento” de Facebook que ha salido a la luz y que ha llenado de indignación la sección de comentarios de las ediciones digitales de los periódicos.
Para saber de qué va el asunto tenemos que remontarnos a Enero de 2012, fecha en la que una muestra representativa de 700.000 usuarios de la red social en Estados Unidos fueron “víctimas” de un cambio en el algoritmo que muestra las publicaciones de nuestros contactos. De esta forma, unos tuvieron una ración de positivismo en los contenidos de su muro y, por el contrario, los otros sólo leían publicaciones con connotaciones negativas. Todo esto para demostrar que los estados emocionales son contagiosos, incluso a través de una red social, sin interacción física: si tus amigos se encuentran deprimidos o tristes, te acabarás imbuyendo de ese mismo sentimiento y, por el contrario, si tus amigos tienen una racha positiva y divertida serás, al igual que ellos, la alegría de la huerta.

De todo esto surge una pregunta: ¿es legal que Facebook realice estos experimentos, con una clara manipulación de lo que nos muestra? La respuesta es clara: sí. Desde el momento en que abres tu cuenta y aceptas las condiciones de uso (de Facebook y de cualquier red social) aceptas sus reglas de juego. Y entre ellas está la posibilidad de ser partícipe de experimentos de esta índole.

Personalmente no soy de los que se echan las manos a la cabeza con esta noticia. Quizá pueda tener que ver con que me muevo en el mundo de la comunicación y por deformación profesional acabo sobre-analizando todo lo que leo, veo o escucho en cualquier medio.

Lo que no acabo de comprender es la actitud de inocencia perdida de muchos usuarios que ponen el grito en el cielo cuando les descubren este tipo de “acciones” porque piensan que la finalidad de las redes sociales son exclusivamente una forma de estar en contacto con sus familiares y amigos. Esa es la punta del iceberg, el caramelo que nos ponen como recompensa para conseguir lo que realmente les importa: nuestros datos, nuestra atención y nuestra participación en el “gran hermano” del marketing que es, a fin de cuentas, una red social.

Partiendo de esta idea, y siendo conscientes de ella en todo momento, las redes sociales pueden tener grandes aplicaciones y utilidades. Pero nunca debemos olvidar que Facebook juega en casa y tiene sus términos y condiciones de uso, que se pueden leer en cualquier momento. Y tú… ¿las has leído?

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons