Adiós a los favoritos de Twitter: la peor idea posible.

Últimamente las redes sociales no paran con sus novedades: Facebook pretende concretar el grado de engagement con sus 6 emojis – esta misma semana ha desaparecido el de “me alegra”. ¡No hay alegría que valga en Facebook! -. Instagram por fin ha puesto en marcha su publicidad nativa. Y en medio de todo esto, probablemente impulsado por los ríos de tinta provocados por los emoticonos de Facebook, Twitter se ha liado la manta a la cabeza y ha convertido su estrella en un corazón: adiós a los favoritos de Twitter. Así, de la noche a la mañana. Sin previo aviso. Y me parece una (muy) mala idea. En este post explicaré por qué.

twitter-corazon

Pero…¿qué simbolizaba la estrella de Twitter?

Twitter parece escudarse en la ambigüedad que – supuestamente -rodeaba a sus favoritos que era, precisamente, lo que los usuarios habituales de Twitter adorábamos. La estrella la usábamos – en pasado 🙁 – para:

  • Dejar un marcador que nos permitiera acceder de manera sencilla y rápida a esa noticia o artículo que no podíamos leer en ese momento en que estábamos en el metro o en la cola del súper.
  • Expresar agradecimiento a una mención o retuit.
  • Guardar esa frase ingeniosa que nos había llamado la atención por su creatividad o por su manera de expresar una idea – no necesariamente algo con lo que estuviéramos de acuerdo -.
  • Dar nuestro apoyo a algo que quizá fuera políticamente incorrecto como para retuitearlo o pudiera ser malinterpretado.

comunicacion-diseño-marketing

¿Dónde queda ahora el retweet?

Porque… seamos sinceros. El retweet llevaba implícita esa connotación que ahora quieren dar a ese corazón surgido de la nada. Si algo te parecía tan interesante como para compartirlo o retuitearlo, era porque realmente te gustaba.

Así que ahora el retweet pierde parte de su valor. Ese plus que poseía se va de un plumazo gracias a ese corazón que, como usuario, no entiendo. En un momento en que Facebook amplía su “me gusta” a 6 posibles opciones, Twitter opta no sólo por mantener las opciones en una sola sino que le cambia el significado y los usuarios vamos a utilizar el corazón como nos venga en gana. Y eso de cara a posibles interpretaciones puede dar reflexiones de lo más variopintas, del tipo: ¿que a éste le gusta que el conflicto de Siria continúe?

De muestra un botón (o varios)

El mejor ejemplo que se me ocurre para ilustrar todo esto que digo es poner varios ejemplos extraídos de mi propia cuenta de Twitter.

twitter-cambia-estrella
Con mi antiguo favorito no estoy afirmando que me guste el mal gusto de algunos clientes, sino que estoy de acuerdo con lo que la cita indica. “Me gusta” no es igual a “estoy de acuerdo”.

twitter-cambia-favoritos
Como es lógico pensar, no me gustan los casos de discriminación sino que estoy de acuerdo con lo que se dice en el tuit. Estrella 2 – Corazón 0.

twitter-quita-estrella
No me gusta que pocas personas controlen lo que hablámos sino que quiero leer lo que dice el artículo. ¿Seguimos?

twitter-pone-corazon
No es que me gusten los malos hábitos de los diseñadores, simplemente quiero leer el post para ver si me veo reflejado en alguno. Corazón = fail en toda regla.

twitter-quita-favoritos
En caso afirmativo no me gustaría nada por lo negativo que conlleva. Creo que no seguimos, ¿verdad?

La razón por la que se ha eliminado la estrella de favoritos de Twitter.

Es un secreto a voces. Twitter vive un estancamiento en usuarios reales que parece mayor si lo comparamos con el crecimiento de usuarios de Pinterest, Instagram o Tumblr en 2015. Al parecer se achaca esa falta de expansión, precisamente, a lo que hace diferente a Twitter: su funcionamiento. Además, por lo visto, en unos test realizados con los “novedosos” corazones los resultados han mostrado una mayor interacción ante los corazones que con las estrellas. Vamos… que somos unos románticos y es ver un corazón y ¡venga, a darle!

Vale… quizá al principio a todos nos sonaban a chino los hashtags, las arrobas, los trending topics y los retweets. Pero, una vez superado el shock, hay que decir que la red de microblogging es – por mucho que Facebook se empeñe – la red social del aquí y ahora. Puede que tenga limitación de caracteres pero, precisamente por eso, es la red ideal para consultar en esos tiempos muertos que todos tenemos y obtener una visión rápida de la actualidad.

Después de este pequeño gran cambio me temo lo peor: que quiten la restricción de los 140 caracteres a los tuits. Adiós a su característica diferencial. Si ya lo han hecho con los mensajes directos, ¿quién nos asegura que no acabará pasando en los tuits?

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons