fbpx

Cómo enfocar tu blog si eres autónomo

La reciente crisis sanitaria por la COVID19 ha puesto a prueba a todos los sectores. La presencia online ha evidenciado su necesidad y quienes no habían dado el salto digital se han visto obligados a hacerlo deprisa y corriendo o, directamente, a no existir.

Si has entrado a leer este artí­culo, doy por hecho que ya tienes una web propia. Si no es así­, quizá te ayude repasar las razones por las que deberías plantearte tener un sitio web.

Pero si eres de los que aún no tiene blog propio, te explicaré lo que estás perdiéndote. Porque estás dejando pasar una oportunidad de oro para ser relevante más allá del ámbito geográfico o social en el que ejerces tu influencia.

¿Por qué necesitas tener un blog?

Te responderé con otra pregunta: durante todo el tiempo que hemos estado confinados, ¿qué porcentaje de tu tiempo has dedicado a leer artículos de blogs sobre temas que te interesan? Probablemente mucho, ¿verdad? 😉

Este aislamiento no ha hecho sino poner de relieve lo que hacemos habitualmente: hoy en día la información la obtenemos por medio de nuestros dispositivos móviles. Queremos la solución aquí y ahora. Y el medio digital nos ofrece esa inmediatez.

Y precisamente para darte a conocer más allá de las 4 paredes de tu negocio o de tu barrio, necesitas un blog: los que te conocen ya te compran. Pero un blog permite posicionarte como experto en tu área ante clientes potenciales que ni te conocen. Interesante, ¿verdad?

Si a eso le sumas que durante casi 2 meses no hemos podido salir de nuestros hogares, más que a lo básico, la oportunidad de que un blog fuera haciendo el trabajo comercial de darte a conocer mientras estabas confinado, la has perdido 😐

Si tenemos el mundo al alcance del móvil… ¿por qué no tienes aún blog propio?

¿Cómo dar forma a tu blog?

Lo primero que debes tener en cuenta es la importancia que ha tomado hoy en día la cercanía. Cercanía no sólo física, sino en el trato. Hablar de tú a tú, sin giros ni expresiones que suenen a chino. Si hablas claro y en lenguaje accesible serás visto de manera más positiva que alguien que transmite con su forma de hablar superioridad o inaccesibilidad.

Otra cosa a poner en el centro de tu blog es el contenido de calidad. No metas rollos que no van a otra parte que a venderte. ¡Eso ya no cuela! Cuenta cosas que interesen. Si puedes explicar cómo se hace algo o desvelar pequeños trucos de tu trabajo, ¡seguro que serán bien recibidos! Y en caso de buscar un profesional de tu campo, la persona que haya leído tus consejos, te tendrá como principal opción en su cabeza. ¡Cosas de la mente humana! 😮

Por último, no te olvides de transmitir la pasión por tu trabajo. Es algo que se percibe al leer cualquier post. Sabes perfectamente si esas líneas se han escrito para cubrir expediente o porque realmente el autor tenía algo que contar.

Eso sí: no esperes tener con tu primer artículo miles de visitas. Todos hemos comenzado un blog y los inicios no son fáciles. Quien diga lo contrario, miente. O tiene mala memoria. Ármate de fe en tu trabajo, paciencia y ante todo, constancia. Quizá de todo lo que comento, la perseverancia es lo más difícil de mantener. ¡No te dejes derrotar por el camino! 💪

Dos herramientas que te pueden ayudar a conseguirlo son:

  • Calendario editorial: no es otra cosa que una planificación por fechas indicando cuándo vas a publicar un post, la temática y en base a ello, el tiempo que vas a dedicarle a darlo forma.
  • Mapa de contenidos: sería una fase previa al calendario. Consiste en definir a tu comprador ideal y los temas que le interesan relacionados con el producto o servicio que ofreces. Si lo deseas, puedes consultar en profundidad en qué consiste un mapa de contenidos.
No tengas miedo a mostrarte tal y como eres: sé directo y apasionado por tu trabajo

5 cosas que NO debes hacer en tu blog

Hasta ahora te he contado lo que es aconsejable hacer para llevar a buen puerto tu propio blog. Pero tan importante como esto son aquellas prácticas o creencias de las que deberías huir como de la peste:

  • Escribir mal: eres lo que escribes. Más para alguien que no te conoce personalmente. Busca tu propio estilo y redacta de forma correcta. Aquí cobran importancia las técnicas del copywriting o redacción persuasiva: títulos que atraigan, frases cortas, estructura del artículo organizada…
  • Pensar que la gente va a ir a tu web por inercia o que te encontrará por casualidad: comparte en tus redes sociales tus artículos para que amplíen su alcance. ¡Te sorprenderás de la gente nueva a la que te darás a conocer! Y vas a descubrir que la Teoría de los 6 grados de separación, por la que una persona está conectada con cualquier otra del mundo en tan sólo 5 intermediarios, es cierta 😎
  • No dedicar presupuesto a tu blog: las campañas publicitarias quizá sean necesarias al principio si quieres aumentar las visitas. Crear listas de suscriptores es algo que también te puede ayudar a crecer si sabes ofrecer un buen reclamo o, como se conoce en marketing, el magnet link perfecto: aquel contenido de valor tan atractivo que tus lectores son capaces de darte su e-mail para obtenerlo.
  • Dejar de lado el SEO: pensar que por escribir un post ya tienes la visibilidad ganada es un error. Debes implementar técnicas para posicionar de manera orgánica – o sea, sin pagar – tus artículos de cara las búsquedas en Google. El SEO ayuda a tus contenidos a colocarse entre los primeros resultados de búsqueda. Si no sabes muy bien de lo que te hablo, un consejo: contacta con un profesional 😉
  • Descuidar el diseño de tu blog: es otro de los mayores errores que comenten grandes profesionales. Por muy bueno que seas en tu trabajo, si tu web es un despropósito desde el punto de vista gráfico, la impresión que vas a transmitir no va a ser precisamente la que deseas…
    Recuerda que muchas veces lo barato sale caro así que, igual mejor, ve olvidando a ese conocido que hace webs en sus ratos libres… 🙃

Llegados a este punto, si ya te has decidido dar el paso para tener un blog propio pero necesitas ayuda, te lo pongo fácil: contacta conmigo por medio de mi formulario y cuéntame cómo puedo orientarte esta nueva etapa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.