fbpx

¡Pon un profesional autónomo en tu vida!

Hoy me he levantado con ganas de contaros las batallitas del abuelo Cebolleta. Y es que, últimamente, me hacen a menudo la siguiente pregunta: ¿por qué ofrezco mis servicios de diseño gráfico y contenidos a profesionales autónomos como tú? Así que he decidido responderla. Porque quizá también tengas curiosidad…

Una decisión natural: sólo he tenido que saber verlo

Después de varios años como freelance de la comunicación gráfica online, toca reconocer en qué ámbitos te manejas mejor. Y yo me muevo como pez en el agua en el trato directo con las personas. Me gusta hacer partícipe a mi cliente y tratar con él de tú a tú. No soy de perderme en reuniones innecesarias o en plazos de trabajo que el calendario no abarca.

Llegar a saber esto no ha sido un camino difícil. Pero sí que ha requerido su trabajo. Concretamente le he dedicado 6 meses. Acompañado por una gran profesional de la orientación laboral y personal – no olvidemos que vida y trabajo forman parte de un todo -, me he centrado en analizar mi trayectoria, mi formación, mis expectativas e incluso mis tropezones profesionales. Porque de eso también debemos aprender – y lo hacemos-.

Y cuando abres tu mente, tras un proceso de indagación, aparece la respuesta: ¡quiero ofrecer mis servicios a profesionales autónomos o emprendedores como tú y yo!

La empatía: soy como tú, sé de lo que me hablas

Muchas veces te enfrentas a proyectos en los que desconoces su sector, sus dificultades, sus ventajas… Y con los profesionales autónomos ocurre algo parecido: tienes que formar parte del colectivo para comprender nuestras obligaciones, los baches que superar y, también, las ventajas con las que contamos. Por que no todo es malo, ¡por supuesto! ¡Al contrario!

En este sentido debo reconocer que, tras haber trabajado con grandes clientes y otros más humildes, mis mayores éxitos laborales a nivel de satisfacción con los resultados han sido con proyectos de emprendedores o autónomos que tenían claro lo que querían conseguir. Pero necesitaban un profesional que les ayudara. Y me eligieron a mí.

Las ventajas de no tener intermediarios

Si me dedico a la comunicación no es por casualidad. Siempre he disfrutado de una conversación. Básicamente por una razón: me gusta escuchar. Y es algo que hoy en día se cotiza caro.

El poder contar con la opinión de quien toma la última decisión de primera mano, es algo que facilita mi objetivo final. Si quiero transmitir – da igual en forma de logotipo, artículo o web – primero debo saber qué es lo que hay que comunicar. Y aquí es cuando tengo el privilegio de que el cliente comparta conmigo sus inquietudes, sus motivaciones, sus objetivos.

Al contrario que ocurre con entidades más grandes que deben recurrir a estructuras con muchos departamentos. En estos casos, sueles terminar reuniéndote con alguien que no toma la decisión final. Y en ese ir y venir de preguntas y propuestas, el proceso de trabajo se convierte en una especie de teléfono descacharrado. Y los resultados, cuando llegan, no suelen ser los esperados.

La implicación de ambas partes como fórmula del éxito

Por este motivo siempre me gusta involucrar a mis clientes. Les hago partícipes, cuestiono cosas y pregunto de todo. Es un proceso complejo que no se completa en una tarde y que debe realizarse en equipo.

En este sentido a ti también te tocará trabajar, pensar acerca de ello. La mayoría me soléis comentar que os he ayudado en vuestro proceso de definición del proyecto. Aquellas partes en las que no estaba muy claro por dónde tirar, o que por miedo o desconocimiento no afrontabais. Pero eran realmente importantes. Esos detalles que hacen que algo funcione o no. Me permitís estar para hacer de abogado del diablo. Y os lo agradezco: lo sabéis.

Realizar trabajos a medida de las necesidades

Muchas veces nos complicamos la vida con proyectos faraónicos cuando la solución es mucho más sencilla. Porque las necesidades de un autónomo nada tienen que ver con las de una multinacional o una gran empresa. El público no es el mismo, la relación tampoco y, mucho menos, la estrategia para llegar a él. Pero no por ello son menos importantes, ¡ojo!

A modo de resumen podría decir que se trata de ofrecer un trabajo de calidad y además disfrutarlo, facilitando en todo momento los plazos, la comunicación y, ante todo, un resultado satisfactorio para ti y para mí. ¡Porque a mí también me gusta presumir de trabajos chulos!😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.