fbpx

…y las redes sociales llegaron para cambiar nuestro día a día

Es indiscutible: llevamos poco más de 10 años conviviendo con las redes sociales y nuestra existencia ha cambiado para… ¿mejor? 🤔 La verdad es que tengo mis serias dudas… Muchas y muchos diréis: “¡pero este que diceeee! ¡Si vive de estooo!” ¡Pues sí! Así que, intentaré aclararme públicamente en lo que yo llamo un post de viaje hacia donde las teclas y la cabeza me lleven. ¿Subes? 🛵

Aviso: este post no ha tenido planificación alguna. Si sufres algún tipo de mareo al leerlo, puedes apoyarte en el banner inferior de las cookies 😉

Facebook o la madre del cordero

Lo sé: Facebook es para viejunos. Hasta yo, a mis 45 años, lo pienso 🤣 Pero… ¿quién no recuerda aquella inocente red social de finales de la primera década de siglo, sin publicidad? Aquellos tiempos en los que en tu muro aparecían las actualizaciones de todos tus contactos y todas las páginas que seguías. ¡Maravilla! 💕

Mark Zuckerberg: siempre presente on-line y off-line

Luego llegó la prioridad de monetizar – palabra fina para decir sacar pasta -, con ella la “publi” y, así, el algoritmo de Facebook se hizo “listo” – sí, con comillas – porque ya sólo te aparecían las publicaciones de tu tía Conchi – que no paraba de comentar las tuyas – y de esas páginas de Facebook con tanto presupuesto. Porque era – y es – lo que Facebook considera que te interesaba.

Por supuesto… ¡cómo olvidar las solicitudes de amistad de gente de la que no te sonaba la cara ni el nombre! Sólo te era familiar la foto de perfil: un logo, a muy baja resolución, de Metallica. Pero daba igual: tú aceptabas amistad de alguien que, perfectamente, podía ser un infiltrado de la CIA dispuesto a hacerte la vida imposible. ¡Qué tiempos! ¿Dónde quedo aquello de “no abras la puerta a desconocidos”?

Instagram o el retoque digital a golpe de filtro

Aunque no lo creamos, hubo un tiempo en el que Instagram no pertenecía a Mark Zuckerberg, o como yo le llamo: Papá Facebook. Instagram era por entonces un oasis de imágenes sin publicidad. Un happy place perfecto: el sitio ideal para quedarse a vivir, posturear a gusto y ponerle filtro a aquello que menos te convencía del momento que compartías – esto sigue vigente, más aún si estás de vacaciones -.

¡Cualquier lugar es perfecto para el postureo en Instagram!

Pero el espejismo duró poco. Papá Marky puso el ojo – y el dinero – en Instagram, prometiendo que lo iba a dejar todo tal cuál estaba. ¡Jajaja! 🤣 No hace falta que te recuerde lo que vino: publicidad, Stories, stickers, cambio del algoritmo – las publicaciones se dejaron de mostrar de manera cronológica, ¿alguien se acuerda? 🤔 – y mil y una pruebas, que aún a fecha de hoy, nos vuelven locos…

¿Por qué yo no puedo poner música a mis Stories y mi vecina sí? ¿Por qué puedo hacer encuestas y tú no? ¿Por qué…? Porque así lo quiere papá Zuckerberg. ¡Y punto pelota! ⚽

Whatsapp o la democratización de la mensajería

Pero, probablemente, la revolución llegó con Whatsapp. Una app para los elegidos de Apple – al igual que Instagram en sus inicios, no lo olvidemos – que debido a su gran tirón, pasó a los demás sistemas operativos, y ahora lo usa hasta mi madre.

Hoy en día no tener guasap es ser un paria, un marginado. Grupos, memes, vídeos virales… La manera más rápida y cómoda de felicitar el año nuevo o de evitar esa llamada de cumpleaños que no te apetece hacer y quedar como un señoro 🎩

Por supuesto: Papá Zuckerberg también lo ha comprado. Que para algo tiene dinero. Y el resto es historia: a Whatsapp han llegado los estados, su versión para empresas y, seguro que muy pronto, llegará la publicidad. ¡No lo dudéis!

Twitter o la red televisiva

Las mosca de la tele ha dado paso al pajarito de la tele

A la red del pajarillo muchas veces los gurús le ha dado por muerta, pero ahí sigue dando guerra más de 15 años después. Y es que ha sabido mantenerse.

Twitter es la red de atención al cliente por excelencia cuando se sabe hacer y se le trata con mimo. También es la red más pegada a la actualidad: si algo ocurre, puedes seguirlo a tiempo real entrando en ella, consultando el hashtag adecuado.

Pero quien realmente ha dado nueva vida a Twitter en los últimos años, es la televisión. La televisión tradicional. Esa que baja su consumo irremediablemente frente a las múltiples plataformas a la carta que triunfan – ¡hola Netflix! 👋 -.

Y es que, las cadenas generalistas se han subido al carro del hashtag como salvavidas. Han visto en Twitter la manera más sencilla de conseguir una notoriedad – en mi opinión irreal –, haciendo de cada programa un evento único y uniendo a los espectadores que sintonizan para crear un diálogo paralelo que, en muchas ocasiones, es objeto de titulares y fuente de contenidos de los propios programas. ¡Todo por el trending topic! #️⃣

Después de este breve repaso a lo que las redes sociales nos han dado, quitado y cambiado en nuestro día a día, ¿te viene a la cabeza alguna otra forma en la que tu vida ya no es igual, gracias a ellas? ¡Compártelo en los comentarios 👇 y haz de este mundo un sitio más feliz! 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.