Tú decides lo que Google cuenta de ti

derecho-al-olvido
El pasado martes 13 de Mayo el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por fin dictó sentencia, tras dos años de espera, en relación al denominado “derecho al olvido” en internet. El debate está servido porque hay quien piensa que este derecho es una traba para el ejercicio de la libertad de expresión e información.

El origen de este asunto se remonta a Marzo de 2012, cuando un español (cuyo nombre no daré de nuevo, ya que bastante se ha dicho) solicita a Google la retirada del enlace a una información de hace 15 años en la que aparecía como titular de una deuda ya cubierta, alegando daño a su honor. La Audiencia Nacional pasa entonces el asunto al Tribunal Europeo y la resolución, básicamente, nos dice que cualquier ciudadano, cualquier persona física, puede solicitar a Google la retirada de enlaces a informaciones que dañen su imagen o vulneren su privacidad. Ojo, se trata de retirar esos enlaces que Google ofrece en un abrir y cerrar de ojos con tan solo introducir un nombre, no de retirar la información original.

Esta sentencia se sustenta en una idea central: Google es una empresa que obtiene un beneficio económico de los datos que indexa y luego presenta en forma de resultados, por lo que al ser el principal responsable del tratamiento, debe cumplir con la normativa vigente en el estado en que realiza su actividad (en este caso la Unión Europea) referente a la privacidad y la protección de datos. Y no hay discusión posible ante la pregunta de “no se sabe dónde está el servidor” ya que a la hora de vender su publicidad sí que la geolocaliza.

Así pues, desde ahora, toda persona física (no hablamos de empresas o gobiernos, ojo) podrá dirigirse al buscador indicando las razones por las cuáles considera que una determinada información le daña la imagen, exigiendo la retirada de dicho enlace de la página de resultados ofrecida por Google. Supuestamente se debe recibir respuesta en un plazo de 10 días, en caso contrario se podrá recurrir a la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para realizar la reclamación pertinente.

La respuesta de Google ha sido clara: le parece una sentencia decepcionante y se tomará un tiempo para analizar las implicaciones de la misma. El culebrón está servido. ¿Cómo contraatacará Google? ¿O se limitará a cumplir la sentencia?

To be continued…

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons